jueves, 4 de junio de 2015

CUMPLIENDO EL SERVICIO MILITAR A BORDO DEL CAÑONERO-MINADOR VULCANO DURANTE LA GUERRA CIVIL


El cañonero-minador "Vulcano" era una fragata, perteneciente a la Clase Júpiter, construida antes de la guerra de 1936 y dada de alta en 1937 siendo la primera de las cuatro con que contaría la Serie: F-01 Marte, F-02 Neptuno, F-11 Júpiter y F-12 Vulcano.
Aunque se transformó en fragata acabada la guerra, toda la Serie se construyó como cañoneros-minadores en los astilleros de El Ferrol. 


Minador Vulcano en Tánger en 1940

El minador "Vulcano" fue uno de los protagonistas en el bloqueo al tráfico marítimo internacional en los puertos del Cantábrico, donde tomó parte en la captura de varios buques mercantes, es especial los británicos Candleston Castle, Dover Abbey, Yorkbrook y el francés Cens a finales de 1937.
Impidió temporalmente la entrada a Gijón de los mercantes británicos Stanray, Stangrove y sobre el final de la guerra en el norte las del Stanhill y Stanleigh. Durante este período cañoneó, sin éxito, al también británico Thorpebay cuando éste entraba al puerto de el Musel. Entre 1938 y 1939 cumplió misiones de bloqueo en el Mediterráneo, destacándose en la persecución y detención del destructor republicano “José Luis Diez” en el estrecho de Gibraltar, en un combate librado por momentos a menos de 50 metros entre un buque y otro. El Diez quedó varado en la Playa de los Catalanes, en territorio gibraltareño. También le cupo un papel secundario en la captura del mercante griego Victoria por parte del crucero auxiliar Mar [CENSORED] y del británico Stangrove por el cañonero Dato, ya en lo días finales de la guerra civil. Ambos cargueros se sumaron a la flota mercante española al final de la guerra.


Minador "Vulcano". Tanger 1940

De los cuatro buques, únicamente los "Júpiter" y "Vulcano" participan en el Programa de Modernización tras los acuerdos con los Estados Unidos, y fueron convertidos en fragatas. La modernización se llevó a cabo en Cartagena entre 1958 y 1961. Ambos formaron escuadrilla con las dos fragatas modernizadas de la Clase Pizarro. El Júpiter causó baja en la Armada el 23 de noviembre de 1974, y el "Vulcano" quedó relegado a pontón desde el 12 de marzo de 1977 hasta su baja definitiva producida el 30 de abril de 1978, siendo este, el último buque de combate en ser retirado del servicio de los que participó en la Guerra Civil.
El "Marte" y el "Neptuno" permanecieron sin modificaciones hasta que causaron baja en 1971 y 1972 respectivamente.


A bordo de este buque fueron incorporados a filas cinco jóvenes de Sada participando así en la contienda civil

Cubierta del minador "Vulcano". Palma de Mallorca el 03-02-1938


Estos jóvenes, fotografiados en la cubierta de el "Vulcano", son: arriba, de izquierda a derecha, Antonio Rodríguez Vecino, Antonio Verdía Bouza, y Aniceto Pérez Casal; abajo, de izquierda a derecha, José García Golán y Francisco Temprano Pérez.

Todos ellos participaron en la Batalla del Estrecho donde el minador "Vulcano" abordó al destructor republicano "José Luis Díez" obligándolo a refugiarse en la Playa Catalana de Gibraltar, donde varó seriamente dañado y sufriendo varias bajas (cuatro muertos, doce heridos y un desaparecido).

Tripulantes del "Vulcano" frente a uno de los cañones. Palma de Mallorca 26-02-1938


Tripulantes en la cubierta del "Vulcano" en Ceuta el 25-05-1940

Por esta hazaña fue concedida, a toda la tripulación del "Vulcano", la "Medalla Militar" colectiva y la individual, a su comandante D. Fernando de Abarzuza y Oliva, por su heroísmo.  

Certificado de derecho al uso de la "Medalla Militar" y "Medalla de la Orden de la Medhanía" otorgado a los tripulantes del "Vulcano" que participaron en la Batalla del Estrecho

El acto de entrega de las condecoraciones tuvo lugar en Cádiz con la celebración de una misa en un improvisado altar instalado en la torre de popa del Vulcano, atracado en el muelle en el que se agolpaba parte de la población y las fuerzas de Infantería de Marina de San Fernando y todos los regimientos de Cádiz, así como los guardiamarinas de la Escuela Naval.

En la explanada del muelle, frente al minador, se había colocado una alfombra sobre la cual estaban dispuestos unos sillones para las numerosas autoridades que asistían al acto y unas sillas para las señoras.

Terminado el oficio religioso, sube a bordo el Almirante Sr. Bastarreche y, después de decir unas palabras impone la Medalla Militar individual al comandante del "Vulcano", capitán de fragata Don Fernando de Abarzuza y Oliva; y la colectiva concedida a toda la tripulación es recibida, en representación de toda la dotación, por el cabo primero de Artillería apuntador D. Modesto Fernández.

Por este mismo acontecimiento la ciudad de Ceuta entregó a la tripulación del "Vulcano" el diploma del otorgamiento de la "Gran, Universal y distinguida Orden del Bichero de Abordaje"

Diploma entregado por la ciudad de Ceuta a la tripulación del "Vulcano" otorgándoles la "Gran, Universal y distinguida Orden del Bichero de Abordaje"

El “José Luis Díez” pertenecía a los destructores clase Churruca (naves construidas en astilleros españoles Inspirados en la clase “Scott” de la Royal Navy. Eran poderosas naves del tipo que los ingleses denominaban “Flotilla Leaders”- o “Cabeza de Flotilla”.Con bellas líneas clásicas, excelente velocidad y poderoso armamento, estos destructores españoles no tenían nada que envidiarle los mejores del mundo). Fue construido en los astilleros SECN de Cartagena y botado el 25 de Agosto de 1928.


El destructor "José Luis Díez" varado en la Playa Catalanes de Gibraltar (1938)

Durante la Guerra Civil, en octubre de 1936, el grueso de la Armada republicana volvió al Mediterráneo y en el mar Cantábrico sólo quedó el destructor “José Luis Díez” junto con dos submarinos (el C-2 y el C-5) y el torpedero T-3. Pero esta pequeña escuadra pronto dio muestras de ineficacia e inactividad (el “José Luis Díez” sería conocido en Bilbao por «Pepe el del puerto» por lo poco que salía a navegar), lo que tenía que ver con el poco grado de confianza que ofrecían sus mandos. Los comandantes del José Luis Díez y del submarino C-5 eran adictos a la "causa nacional" y el del torpedero T-3 no era un mando profesional.
En la noche del 26 al 27 de agosto de 1938 cuando intentó cruzar el estrecho de Gibraltar a toda velocidad aparentando ser el destructor británico Grenville -llevaba su número de identificación D19 y la bandera británica en la torre de proa; además las chimeneas habían sido pintadas con dos franjas negras que correspondían a una flotilla británica y se camufló el cañón de 76,2 mm para que pareciera de 101 mm- fue atacado por la flota sublevada que lo estaba esperando y con graves averías se refugió en Gibraltar.
En la madrugada del 30 de diciembre abandonó el puerto de Gibraltar pero fue atacado de nuevo por los minadores Júpiter y Vulcano y el recién entregado Marte que lo estaban esperando ya que habían sido avisados con bengalas por agentes nacionales que se encontraban en Gibraltar. El destructor fue alcanzado y embarrancó en la Playa de los Catalanes. Acudió en su ayuda el destructor británico Vanoc que obligó a alejarse a los minadores franquistas, arrió la bandera española del buque y desembarcó a la tripulación. El destructor fue remolcado hasta el puerto de Gibraltar, donde permanecería hasta el 25 de enero de 1939 en que el destructor fue devuelto por los ingleses en Algeciras a la Escuadra española de la cual fue dado de baja el 8 de Octubre de 1965.


La gran aventura de la lucha en el mar. La batalla del Estrecho.

Una de las mayores gestas que tuvieron lugar durante la Guerra Civil española fue la protagonizada por el cañonero-minador “Vulcano” al apresar al buque republicano “José Luis Díez” cuando intentaba salir de Gibraltar, ya casi al final del conflicto, el 30 de diciembre de 1.938.

Este mismo día, a la una en punto el “José Luis Díez” se hace a la mar con las luces apagadas. Muy pegado a tierra, para intentar pasar desapercibido o que los buques nacionales no se atrevieran a disparar por miedo a impactar en el Peñón, el “José Luis Díez” bordea toda la costa de poniente de Gibraltar y al comenzar a doblar Punta Europa, se encuentra de frente al minador “Vulcano” e intenta pasar entre éste y tierra. Se inicia el fuego, atribuyendo ambos comandantes la iniciativa al contrario, disparando el destructor con todo lo que tiene, incluidas las ametralladoras antiaéreas y los lanzatorpedos. El mininador se cruza en la trayectoria del destructor y ambos buques se embisten. Juan AntonioCastro Izaguirre, comandante del “José Luis Díez” escribiría ese mismo día, desde la prisión de Gibraltar:

"El minador se cruzó completamente abordándole con nuestra amura de estribor por su través".
El comandante del “Vulcano” Fernando Abarzuza, escribiría en su parte de campaña:
“Al cortarle el paso y haciéndose inminente el abordaje, se metió a Er. (estribor) para que no nos embistiese de proa, suponiendo que el Díez metió a Br. (babor) para evitarlo, lo que no pudo conseguir, abarloándose a este buque a 1h. 13m. durante breves instantes. (. ..) El Díez, por la diferencia de velocidad, se separó muy pronto por la proa y disparando se alejó costeando. (. . .) El Díez, después de varado, continuó tirando, por lo que se siguió disparando hasta que cesó él, siendo aproximadamente la lh. 19m.”


Combate "José Luis Díez"  y "Vulcano" el  30 de Diciembre de 1.938

Ambos buques recibieron numerosos impactos durante este combate que se desarrolló en momentos a distancia cero, dado que durante el abordaje se siguió disparando. Tal fue así, que algunos torpedos lanzados por el destructor pasaron por encima del minador, golpeando en la toldilla y perdiendo varias piezas que quedaron a bordo del “Vulcano”. Pero en este combate, el “José Luis Díez” volvió a llevarse la peor parte, al resultar afectadas las máquinas y las tuberías de vapor, como consecuencia de un disparo que entró por la cubierta de popa. Obligado a detenerse, el comandante Castro dirigió el barco hacia la costa de levante gibraltareña, a Catalan Bay, donde varó.
En esta ocasión, y en contra de lo sucedido en el combate del 27 de agosto, el comandante del JLD resalta en su parte de campaña "la conducta heroica de la dotación que en todo momento se portó con valor sin igual...", pidiendo para todos ellos una recompensa En el combate del 30 de diciembre, el destructor republicano sufrió 4 muertos, 12 heridos y un desaparecido. Pese a que fueron cuatro los marineros que cayeron por la borda durante el combate, tres pudieron ser rescatados. El Vulcano desembarcó dos heridos en Algeciras, según la Sección de Información del Estado Mayor del Ejército de Tierra republicano, aunque tuvo en total cuatro heridos y un contuso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario